12.03.2012

DAISY VALLS: 3 DÉCIMAS Y 2 SONETOS


Décimas
               Ese momento precioso
                                El Cucalambé
                       I
Yo les digo mi cantar
orgullosa en lo que pienso:
Las mañanas siempre fueron
del eterno despertar;
las tardes, para estrenar
la sonrisa que va en fuga,
mientras que la noche ayuda
a convertir los intentos
de aquellos dulces momentos
en campánula fecunda.

                        II
La serpiente que no muere
puede parecer la tarde
de frondas que ahora arden
cuando el sol la nube muerde
con su mandíbula fuerte,
en eterno movimiento.
Las ondas sonoras siento
en esta tarde de tul;
rajada por tanta luz
mi alma escapa tras el viento.

                          III
En mis ojos hay dos peces
que la negra noche intenta
dormirlos sobre la cuenta
repetida tantas veces
de que mientras duermes crecen
del mar y el río las aguas
como si fueran montañas,
manantiales de frescura,
para traer la hermosura
al sueño que nos aguarda.


Sonetos
                Para Mario
                   I
           Me llamas
Sigo tu voz y voy andando espumas
blancas, ligeras, al oír mi nombre
brotar como cascada, para que obre
el aliento del mar contra las brumas.

La envoltura interior de la semilla
lanza el ropaje y viene a ti, desnuda,
oculta de voraces curvaturas,
de inquietas floraciones almendrinas.

Me llamas y me alisto y me atavío
las nuevas galas del amor, al tiempo
que viejas armas dan sus nuevos bríos

a la cálida aurora que presiento.
Las hebras blanquecinas de tu envío
llegan a mí, cual del levante cierzo.

                             II
                  Esa cándida luz
Entro en mis vericuetos deslumbrada
por la cándida luz y su reflejo.
Desde la inmensidad como un espejo
entro por tus espacios, asombrada.

Paso veloz por la estación primera
donde un río profundo hace su entrada,
arrastrando los goznes de la nada
para que entre en mí la primavera.

Llego después a plataforma umbría
que refleja las naturales formas
como un juego de luz donde tardías

aparecen difuminadas sombras.
Con figura de alga anochecida
voy hacia el puerto que mi nave azoga.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

DAISY VALLS. (Cueto, Oriente, Cuba). Poeta y narradora, editora y profesora de Español y Literatura. Graduada con una Licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas por la Universidad de La Habana. Fue editora y jefa de redacción de las editoriales cubanas Arte y Literatura y Letras Cubanas. Ha publicado El monte de las yagrumas (relato para niños), en 1988; Remero de un barco de papel (poesía), en 1989; y Pequeña balada feroz (poesía), en 1991. En 1997 apareció su libro de prosa poética El cuento del tomillar. Recibió el premio del concurso literario “Migraciones: Mirando al Sur” con el cuento “Mi última clase”, auspiciado por el Centro Cultural Español de Miami y otros centros de la AECID en 2009. Sus textos literarios han aparecido en Cuba, Brasil, Estados Unidos, México y República Dominicana. También ha publicado crítica literaria en revistas especializadas. Reside en Miami, Florida. Estos poemas pertenecen a su libro inédito En el azul violento.

1 comment:

Anonymous said...

Bellos tus poemas amiga, especialmente el titulado A Mario, saludos y que pasen una bonita y bendecida Navidad.Como siempre ¡Magnifica!

Los más visitados

Teatro en Miami Studio

Akuara Teatro en Miami presenta El banquete infinito de Alberto Pedro

Diciembre: Virginia los viernes y Traficantes de pasión los sábados. En YouTube: Akuara Channel