7.24.2017

calvert CASEY: MEDITACIÓM JUNTO A CABALLERÍA

Para Olga Andreu


No sin cierta conmovida ternura suelo contemplar algunas tardes la trampa que se abre, inadvertida para muchos, junto al Muelle de Caballería. La oculta abertura lleva al túnel que, tendido por debajo de la bahía, conduce las deyecciones de la gran ciudad: la cloaca máxima, el gran vertedero de la urbe.

            A veces unos hombres desatornillan la trampa con gran estrépito de metal y cadenas. Por una oculta escala se les ve descender hasta que los hombros y la cabeza se pierden debajo del asfalto. Por el hedor que invade la calle al abrirse la trampa, diríase que descienden al Averno, y se disponen a abordar el Tercer Círculo. Creo más bien que abandonan el estruendo del presente y que se internan conscientemente en el ámbito sosegado y más constante de lo que ya es pasado, que la ciudad arroja de sí sin intermitencias. Los olores son solo circunstanciales.
            Imagino el Gran Túnel cuando al arrancar justo bajo el muro de contención se interna en una pendiente suave bajo las aguas negras de la bahía, entre los restos monstruosos, hinchados y comidos de orín que el puerto ha acumulado en su vientre, a lo largo de cuatro siglos de civilización. ¿Qué vision surgiría ante nuestros ojos si algún día decidieran cerrar la boca al agua fresca del Océano y desecar la bahía con una succionadora gigantesca? ¿qué dejaría ver el limo en la fosa inmensa cuando el sol consumara la evaporación? Culebrinas, femurs, centavos de cobre; todo el gran amasijo del tiempo.
            Por entre el negro silencio adonde jamás llega la luz, junto a los restos fabulosos, el túnel repta por la parte más estrecha de la bahía, se interna bajo el costado de Casa Blanca, donde las aguas indescriptibles reciben un nuevo impulse, desciende profundamente bajo el farallón de La Cabaña y más allá del arenal anémico del Chivo, detrás del Morro, se le ve adentrarse en el Océano, llevando tras de sí bandadas delicadas de gaviotas que se agitan husmeando el almuerzo.
            En una claridad lunar, bajo las arcadas del túnel revestido de ladrillos reacios a las emanaciones, pasado el primer aluvión de la mañana cuando la ciudad se despierta y se apresta para el día, imagino pasar la carga lenta cuando inicia el gran viaje. Un silencio enorme, solo roto ocasionalmente por el latido lejano de las grandes bombas de impulsión, o por el gotear de la bóveda que el túnel agiganta, preside esta primera etapa. En este silencio astral la ciudad se libera de su pasado. La vida animal y vegetal están excluídas de este mundo de emanaciones letales, sedimento del ciclo de la existencia.

            Bajo los focos pálidos colocados a grandes tramos pasan lentamente los restos de la vida, sellos, envolturas, cristales, sangre, ámpulas, uñas, apuntes, cabellos, anillos, semillas, piedras, pagarés, gasas, peines, cigarros, supositorios, topacios, lirios, hollín, parches, escamas, sedantes, lágrimas, insecticidas, depilatories, cucarachas, cartas de amor, dedales. Súplicas, cálculos, gargarismos, revigorizantes, lavativas, esmeraldas, poemas, vermífugos, balas, lentejuelas, notas de odio, madejas, estupefacientes, increpaciones, esparadrapos, azogue, puñales, óvulos, ojos de vidrio, navajas, secreciones, amenzas, pañuelos, cerumen, carbon, oraciones por difuntos, dientes, transferencias, limo, medallas, cenizas, recados, astringents, adioses, rosas, cal, lejía, no-me-olvides, lagartijas, agujas, notas suicidas, encajes, espermatozoides, rectificaciones, botones, manifiestos, lentes de contacto, pan, perlas, cheques, jabones, libros de misa, gorriones, monedas, fetos, cosméticos, astillas, fichas de dominó, maderos, recibos, guantes, golondrinas, naipes, espejos, lápices, flores, boletines, pus, recordatorios, hostias, hierbas, estampas de navidad, sudor, reconstituyentes, ajorcas, tapas, calmantes, jeringuillas, promesas, teteras, pétalos, algodones, suelas, támpax, granos, polvo, ramas joyas, asas, zapatos, hojas de libros, resguardos, diamantes, alpiste, excitantes, arena, jazmines, pastillas, marugas, intoxicantes, alpargatas, zafiros, pestañas, radium, hemostáticos, gasoline, caucho, chinches, venenos, conchas, ovillos, retractaciones, desodorantes, rizos, cejas, alambres, velas,
Foto de Roberto Suárez.
panfletos, termómetros, ratones, medias, esputos, albahaca,
cáscaras, juramentos, motas, cápsulas, huesos, esencias, antibióticos, relojes, vísceras, espejuelos, ligas, limas, tabaco, hilos, cadenas, quistes, estropajos, antihistamínicos, plumas, antídotos, papeles de bombón. 






----------------------------------------
CALVERT CASEY. Narrador cubano de origen estadounidense. Hijo de una madre cubana y un padre estadounidense, nace en Baltimore, Estados Unidos, en 1924 y fallece en Roma, Italia, en 1969. De su producción literar destacan los siguientes títulos, en cuento: El regreso, 1962, reeditdo en España con el título de El regreso y otros relatos, 1967; en periodismo: Memorias de una isla, 1964; en novela: Notas de un simulador, 1969.

7.23.2017

ODETTE ALONSO: ALGUNOS POEMAS DE "OLD MUSIC ISLAND"

Old Music Island,  con este poemario, su autora ha recibido 
el Premio Nacional de Poesía LGBTTTI Zacatecas 2017



LA PROPUESTA

Aquella noche
fueron tus ojos los que hablaron
saltaban sobre el limo y los manglares
sobre la tierra fértil
y el desierto
sobre los animales del asfalto.
Bailemos
propusiste
seamos el secreto
los siglos que cargamos en la espalda
esta caja de música
y la danza a que convoca.
Seamos el viento y el océano
las horas de inventarnos.



EL INICIO

No es tan raro estar aquí
después de todo.
Frente a ese espejo danzamos una noche
nuestros cuerpos dos brasas
dos nubes violeta.
Atadas las cinturas
el vals nos acunaba.
Quedaron las sonrisas brillando en los rincones
y un olor a jazmín
galán de noche.



LA ORQUESTA

Preferíamos el blues
que tus pasos marcaran la armonía
de esa caja de ilusiones
infundadas.
El vuelo de tu falda
era el tiempo del insomnio
sobre el riel de acetato
el tiempo del tambor
del bajo y los metales.
Nuestro tiempo.



EL SALÓN

Clavo sobre la piel
olor a almendras
amplios cuartos de baile
donde el mármol es el brillo de otro tiempo.
Suenan
como en patios veraniegos
la orquesta tropical
y la big band.
Suenan dentro del cuerpo
que se pega a mi cuerpo
y baila.



EL ENSAYO

Bailamos
mi lengua dibuja planetas en tu piel
mis manos no pueden detenerse en tu cintura.
Hueles a mieles
a polvos de la buena novedad.
Tu hombro es la pulpa de la fruta
donde clavar mis dientes
un río caudaloso mi saliva en tu boca.
Es un reto la tibieza de tu cuerpo.
Todos los ojos posados en la danza
desaparecen
cuando rozo tus labios.



EL BAILE

Las puertas se han cerrado
y estamos sobre esta cama líquida.
Tu piel es el invento de mis ojos
ellos van delineando la curva de tu espalda
la voluptuosidad del seno
la inquietud en las manos.
Sobre tus labios
curten la lengua que habla
y que acaricia
pintan un corazón diseccionado.
Los pies trazan figuras en el aire
hacemos nuestra aquella tierra ajena.
El deseo no acaba
nos transita
y amar
es este baile
que tejemos.



ODETTE ALONSO. Poeta y narradora. Nació en Santiago de Cuba y reside en México desde 1992. Su cuaderno Insomnios en la noche del espejo obtuvo el Premio Internacional de Poesía “Nicolás Guillén” en 1999 y con Old Music Island acaba de ganar el Premio Nacional de Poesía LGBTTTI Zacatecas 2017. Autora de otros doce poemarios, de la novela Espejo de tres cuerpos (2009) y los libros de relatos Con la boca abierta (2006) y Hotel Pánico (2013). Fundó el ciclo Escritoras latinoamericanas que ha organizado durante una década en el marco de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.
-->

Los más visitados

Teatro en Miami Studio

Akuara Teatro en Miami presenta El banquete infinito de Alberto Pedro

Diciembre: Virginia los viernes y Traficantes de pasión los sábados. En YouTube: Akuara Channel