3.24.2013

DOMINGO DE RAMOS: POEMAS


ESCRITO EN SOLEDAD

Porque nadie ha tomado en serio mi soledad
de animal acorralado por el fuego
mi obstinada permanencia en la vida
alfarero de las horas / del tiempo que pasa irremediablemente
sin pena y sin gloria en la esquina de mi barrio
con mis amigos y enemigos
con un sol y una luna persiguiéndome
como una maldita joroba
yo te digo
que esta noche me siento alejado de los hombres
diferente inexplicablemente
y tengo tantas ganas de estar solo
como un poste a medianoche
caminando en el silencio
de los arenales suaves como tapiz de grasa
pensativo
encerrado en mis propias imágenes
susurrando una canción
transpirando
bajo las sombras de los
edificios invertebrados
que se arquean como un laberinto de luz
Porque nadie ha traspasado esta piel que se escama con los años
con la cual ando y dormito por el mundo ausente
a los ojos de las bestias
que postergan / que aniquilan
la belleza del pan
la belleza de la lepra horadando las quijadas
mi propia belleza
que es una habitación desconocida
como aquellos que veo
rostros partidos
en una baraja de naipes
en un juego en el cual todos arrojan
más sombras sobre la luz
sobre el silencio
de un cuerpo que nunca muere
no estalla no estorba
el ritmo del universo
... Y EL ALMA ARAÑA
me interroga sobre el dolor
y la ausencia de estos cerros
Porque estos pensamientos brotan torpes como cerdos enjaulados
de deslizarse a una ilusión:
Hombre tumbado por la soledad
hombre errante / sin huella ante la historia
ante la especie
como las aguas que corroen las rocas en tierra ósea
donde se esparcen
donde desaparecen
sin honduras / sin cimiento...

SU CUERPO ES UNA ISLA EN ESCOMBROS

Vuela
1500 ó 1600 Huamán Poma de Ayala
nos cuenta de sus amoríos
de sus vísceras recientemente disecadas para nuestro museo
en nuestros textos de historia
Huamán Poma con su antigua indumentaria
representa una casta de artículos para el turismo
y las razas sociales y económicas en la tierra que
ahora pisa y sus dibujos y la crónica
se pueden leer en los noticieros
y también lo anuncian por
la Coca Cola en un periódico de izquierda
Huamán Poma habla quechua
vende diarios
y papas
trabaja en una construcción como la
de Macchu Picchu
Prepara su estrategia
de cómo inmolarse ante el sol
con una carga
de TNT en los costados sin antes darse un paseo
por el centro de Lima intentándolo en la Torre
pero duda de acertar su objetivo
y toma un microbús para irse
al mar que acaba de conocer
y que le da mareos y vomita
toda la cerveza mientras bailaba chicha con su chica
en un cortamontes de donde pendían
las cabezas de los que murieron en 1986 aproximadamente
cuando cayó el imperio por el virrey de Lurigancho
Y ese día lo tuvo
entre las manos
La mar una serpiente salada
que volaba entre las nubes
Que coronaba su cabeza
monolítica
Y montó en cólera e hizo un mural al
Dios Sol y el mundo volvió a nacer
entre los despojos que salían de las brasas
El Sol preguntó averiguó su paradero
se enteró que lo apresaron por las cercanías del palacio
ató sus cadenas en las columnas
iluminó sus bóvedas
oscuras donde un pulpo estrangulaba una presa y lo devoró
pero Huamán Poma fue torturado vaciado al mar
depositado en una fosa y finalmente
su cuerpo es una isla en escombros.

NN

Hoy viernes he salido de casa
Compré lo necesario / alquilé un traje / para estar
lejos del individuo de los días anteriores
Cómo explicarte
Si José fue a llevarte flores
al hospital donde reposas
con tu cabeza cana
que ya no acaricio o que me acariciabas
siendo yo un pequeño animal entre tus brazos
Hoy viernes los periódicos anuncian catástrofes
pero la mía es aún el doble
doble como una moneda
que tiene el mismo peso
las caras distintas
el mismo dolor vacío
que nunca sentí
Estoy seguro que en el hospital
no me anuncian nada nuevo
ni nada viejo
nada de lo que hoy
padezco ni siquiera grabado en el electrocardiograma
que tranquilamente puede ser una hermosa carta
que nunca escribiste
ni la radiografía puede
captar lo hueco que es esta angustia
de la espera
Como los posibles litros de dextroza
que purificarán
tu cuerpo y vuelva tu voz como dos arroyos que se juntan
desde la cocina hasta la calle donde yo jugaba un partido de fulbito.
Hoy viernes pude irme tranquilamente a visitarte
y seguramente no te hallaré no encontraré
rastro alguno que me conduzca a tu lecho
como cuando de pequeño corría a tu cuarto
espantado por el terror que me causaban tus cuentos de la medianoche
Ya no te hallaré con tus manos blancas
tratando de dibujar algún pájaro
que imitabas en tu canto
como los cantos en quechua que acompañabas con tu
mágica guitarra / violín o arpa que desconocía
mis oídos y mi lengua
Madre
Hoy viernes espero verte como en mi eterno sueño
te veo a través de la ventana
venir apacible alta y moza como el canto de las aves
en medio de la aurora
que se destiñe detrás de la puerta.

DE: ARQUITECTURA DEL ESPANTO – 1988

DEL PADRE

Irremediablemente Faustino quebró su arco
Rebuznándose en la mar en su pequeño bote
orlado de anchovetas que le ceñían el pecho
mientras la espuma subía como alcatraz torpe
sobre las rocas y se fue partiendo percudiendo
como dos alas la ambarina luz del sol
gimiendo una imprecación inaudible
a modo de soplo como viene el hombre después de inundar
a la hembra a destrozarse con las aguas un día antes
en las resecas playas en que por primera vez
vi su negra elegancia
y ya no tengo memoria de él con su arco quebrado
sobre las hélices que suben y bajan en su pecho
Y que ahora duermen para siempre Fue mi padre un buen tiempo
en que no creía en ellos Oh consolá consolá me decían antes
los yerros de los vientos al dibujar mi sombra
Qué falsía qué fachada qué cacharro Esa la mía la venérea alta
con que se cubre el rostro de aquel que más quiero
Y qué sentido tienen ya las cruces del camino
qué de los pies áureos resplandeciendo incivilizados
bajo la tierra?
Ya su nombre no resuena no gotea. Y yo ya aprendí a cortar redes
a ser juerte como esposa y deslomado de oficios
golfeando en esta barca las entrañas de la luna
como un animal montaraz escupiendo a la multitud
No sé más que inclinarme en el largo viaje que me espera
Irremediablemente Faustino fue mi padre Irremediablemente
Yo lo Sentencio.

DE LA MADRE

Bendijese oh sí el altar de este catre desnudo
Allí entre velas que calentaban las arrugadas manos de la madre
Vacié todo mi aliento y sobre un puñal de cenizas recordé
La nervuda arena que entraba hasta taparme los pies
torciéndome en un lado diurno y otro oscuro en esta pared
de esteras como plástico barroso que el invierno apaga
y me hablasen de aquella que sobre el polvo me ha hecho
Ella me transida bajaba ululando su tordilla cabellera
por la pendiente haciendo trazos torpes por el peso de la tardanza
O por el sol lastimando sus pómulos su frente sudorosa
Como creí verla al ser arrojado sobre unas sábanas
blancas que amortiguaban mi caída En ese lejano
sembrío de viñas y yo como un recién llegado recibí
estos ecos como si me aserrase el pecho lentamente
entre el rumor de los primus y voces que se cuelan
y hachan las sombrosas telas que aún apañan las hendiduras
del tiempo y ella se levantase y yo en el sitio donde no debo
y me dijiste como un arrebol curtido racha y silente
con que me despierta y aún cegado por lo inesperado
me levanto a tientas a danzar alrededor de su falda
y ella cavilosa y runa contempla el paisaje
donde dirigió su rostro limpio hacia todos los aires
¡Oh ya no será más el aceite tierno de las madrugadas violáceas
ya no seré el hijunagramputa que se incendia falcado
en su regazo y me abrace con su chompa podrida sus cerezos
sus agujas su jardín metálico en que el padre se arrecuesta
como un ocaso mi arrobamiento ante sus palabras necias y dulces
como machacados ajos me llega su llanura sus manos
sus consejos escayolados sobre mi mente que se acrece y se arruga
en tiempos en que me devoran estas faenas impuras y sangrientas
que partían mis noches oh la oscura y china noche como diría
el padre al cerrarse el bar al borde del estribo
una mujer como el día me golpea en la nuca y yo quisiera
al voltear mi tristeza en su tristeza
y bendijese oh sí el altar de este catre desnudo me dé
su inextirpable sonrisa que me azula.

DE: PASTOR DE PERROS – 1993

CHINA POP

Un hombre se desgracia
Una mujer que vuela y cose pañuelos con claveles
a las cinco
Noticias
Ella viste de negro y en las sienes lleva un pájaro salvaje
Tacones un cerquillo húmedo y esos ojos
y noticias que llegan y se sirven en las mesas
para manjar de moscas y fotos y cámaras
Y tu duchándote Catalina
leyendo mis novelas favoritas
De espalda como una tersa erosión en la cama
He de olerte
mientras aquí todo se mueve
y tu diestra ambigua
Tubular tu falda floreada bajo la garúa plástica
como un dolor que mata me voltea
entre sueños y resplandores de metralla
Oh y aquella cobardía
Disección Radio
sobre el flujo nacarado
Bocanada Asma Catalina
Xanax en el corazón y esa desnudez mía y tuya
Cielosolo
Los rescoldos incurables de la borrasca
me dejaron sobrio y enfermo
como una tableta de luna
en el vaso
Y ensabanado a tu nostalgia
en pavimentado lecho
a cada oleada acanalada
sentí el frío de tus muslos
Y después un muelle que muge
como guitarra tosca bajo el vientre
y comprobarás que es ficción lo que piensas
tan desagradable como un pan seco en la garganta
o tu delgadez en el viento
como el amor pasa purísimo a la degeneración de la nada
como puré de los niños rabiosos en las fotos de los padres
Obedeces
Cinturón vacío
Padre mío negado mío
Katalina
El amor es una ficción en el plato caliente
de tu mesa
y yo soy el hombre que se desgració
Es difícil confesarlo Pero se aprende
Y me urge arrojarlo todo por el culo
Esta ley inapelable de los mayores
Estrellar el armazón contra el faro
quemando lo que he adorado
adorando lo que he quemado
Te dediqué Katalina pilas de sentencias
Hogueras de libros
Adoratorios
Observatorios
pepas para fugarse y entrar en tu mente
como anarquía entra el palacio
Curaciones
Dengue
Conciertos con horizontes
que se insertan
en un mundo aritmético
Oh mil cosas para que te fueras
mi china rock mi
virgen pop
Se han terminado las cervezas
Se aceleran las pulsaciones del mar
y allí veo las olas
nunca repetidas
Rabihorcados en las huellas de mis pisadas
Oh Katalina los trajes hollados
el rengueo de los pelícanos
la líquida muestra de tus nalgas
con ese vaivén que rasan las playas
regueros de brumas inertes plumas y troncos
al loco unisón de la noche
y tus uñas escarban ciertos claros
en mi espalda y la luna entra
a la cocina como un huevo
y empapa tu mandil colgado
se humedece las persianas
tu pelo desbocado
Oh china pop baila
el sur es un equilibrio entre las alas
y el amor es un murciélago negro
que nos alcanza con su sombra
que se cuelga en mis costillas
a beberme
el plomo el oxígeno
mi tupida selva
la paraca virgen que asola
y chirría en mi costado
la misma con que me despido de ti
de tu imperdonable cobardía
China pop

KAMANEGRA

Maestro
Aquí te dejo la doncellez de mis escritos
He vagado sin mujeres por tu devoción
Renuncié a mis calles que sedaban mis pies
desde niño por emularte
Y me dijiste El hombre sueña y soñé
Y todo lo despejado se me hizo turbio
No hubo un vítreo sol que resplandeciese mi frente
ni tiempo que calmase la carne que llevo tras
estas ropas inútiles como bocas yertas
Y me induje por el mundo como por el fuego
y en meses de alunamientos sobre los cascos
de los barcos y gente que se agolpaba sobre
las barandas y chorros de luz que los
enceguecían en pequeños rayos sulfurosos
La vi Maestro Inmaculada como escolar
de medias rojas. Vi su corazón de plata incrustarse
con su gong su aserrín y su engaño en mi cemento
La escurridura música rizaba y abombaba
mi camisa Mis ojos Maestro roscaban
su naciente cadera
y dejé de mirar dejé de leer y tuve que admirar
lo que es invisible Lo Celestial
como ese objeto sobre la kama
rasante
y rendido porque no hay esperanza ni enseñanza
en el azar ni en el amor
con su rojo ropaje por donde entra el fuego
del mundo la nieve obscena se topa con esta calidez
entre las piernas Humores filtros voraces
el fin que revela lo irreparable
Es que ya no te escucho Maestro
Tú el más egoísta y anacoreta de la locura
Deja ya de filosofar con el martillo
Deja el arte de las máscaras
La fidelidad por la fidelidad
Residente de lo Opresivo de lo Repugnante
Ese R. O. R. donde te sientas y meditas
algo parecido a la vida Obtuso Tentado
de sombras Siempre sentido y mudo
El maravilloso afán de la Ignorancia
Es ya mi noble comprensión ante lo Infinito
y recuerda la moral reniega de la vida
Este sursum bum bum golpeando tu nave
Prima facie
Corda sursum Temblando
Sursum corda en el pecho
Sursum bum bum en los labios
Y tienes que mostrar algo que no sea turbio
Tajamar en el sueño
Apégate Maestro a mi vergüenza
al sol fallido a las estrecheces
y a la finitud de lo poseído
Detén lo que te consume
Ten piedad del hierro y la metáfora
a las hélices de tu violación
a tus versículos fríos
que dan vuelta sin noria ni burros
a quienes empujas sin miramientos
Se oyen Maestro tus pasos hacia el baño
como mi muchacha va hacia la kama
y dijiste Habitaré tus dudas tu nombre
y sobre tu futuro hallarás insensatez
como en tu primera infancia mezcla de muerte
y belleza grandes vacilaciones y una mujer
conversa y tímida como la razón
Mas esto era Locura morbo y pesadumbre
Los sabías Maestro
Herejía exclamaste Pero ya era tarde
han llegado a tus playas nativas
perfumes de rameras narcisos asesinos
degollaciones de mansos animales
descuartizamientos innobles
cuerpos enteros abrazados por todos
tus murallas han cedido a la rebelión
Y me verás a mí descoso y aplacado
y con tu túnica voltearás
el cubo y el dado ofuscará tu día
y has de remover mis cenizas
y le ofrecerás a mi primera muchacha
tu reparador cuchillo
Pero el dolor de las yeguadas en el fino atrio
corromperá tus clamores vivificará mis tendones
trotaré bruno con el albor del nado
En tus páginas en blanco
La contemplación y la ruina
el fósforo de los tullidos
como el deseo de las santas
y escribiré cinco centavitos de felicidad
que pongo en las rokolas del barrio
como un bolero y te tendré cerca
hermético loco como un retrato
inofensivo y ella aborrecerá
tus bigotes algo de tu alma sin
rebaño tu peste tu mal genio
Tu aspé Maestro
y debes perdonarme.

El amor es una enfermedad
que priva del conocimiento
paraliza la voluntad
y vuelve al hombre vil y miserable
Ovidio
A Ellas aunque mal paguen
Vox populi
A mis amigos y amigas todas
LUNA SERRADA

Hoy estoy perplejo bajo una sombrilla de estera
me he puesto a pensar Duna habitada Pampón de sol
Mi sobrina soledad baja-baja de la arenisca
Sonambulizados
por el hedor de los corralones de briosos chanchos
Cactáceas podridas y gente vulgar y sucia
que dispara piedras sobre el techo
que este cielo donde sólo tú y yo
echados como mantos uno sobre otro a mitad
de las turbas que me repugnan y nos miran como si
fuéramos santos enroscados en vitrinas
Nos encienden sus más feroces plegarias
Y como arrojados de algún paraíso les ofrecemos
rabia sexo religión de putos de barrio
pero la gentuza trepa nuestras sombras
para limpiarlas de sus puertas
Apestados y mortales
sin importar que nos pisotean
con sus sabios sistemas morales
con lo inventado y la cirugía
enfrentados solos tú y yo repasándonos una y otra vez
en la cruz del día Leche y paja en el saladar de la boca
tú y yo frescos benditos de toda
excreción o éxodo en suplicante suelo
bebemos trajeados dubitativos ese fuego
Cerrado viento del desagüe Costa de tu cuerpo
Llaga drenada en mi falo duro como mente infante y feudal
cerrados a nuestros sueños
quizás a nuestras aguas ahora estancadas ahora muertas
Murmujeantes
Ese ahogamiento es quizá el desconocimiento
a los descensos es el temor a las mutilaciones
es la gangrena es la mutación del entorno
la soberbia del tiempo que nos agobia
es la fatiga y el desgrase
es el esfuerzo y la hernia
es al fin de cuentas tú y yo repasándonos unas y otra vez
Casas de turquesas Wari Wari que buscamos
El vejamen de los huesos en la arena
Señoríos del Deseo comunal caricia testa y ceramio
De luna monte de rumiantes pasto de piel
Oquedad en el pecho lo que ahí crece
y se deshace lo que empieza
y lo que somos ahora
inasible sobre el lecho de arena
vago oro en los labios
cuando nos repasamos una y otra vez sin esmero
ya por cansancio ya por paciencia
acoplamiento de naves en el pampón solar
El condón que cuelga sobre la última puerta
Ya polvosa reliquia de una pasión desenfrenada
por no decir sublime-fúlgido entre colchones de yerba
con esta loca espiral que me sosiega
y gravosa y silbante tu pelo se hiere
en las ranuras de mis dedos
Desvarío sobre mieles desvarío sobre la arena
como este fuego que me es duro como ninguna muerte
poseso parasol te cubro te lastimo
sin furia por debajo por encima
Ahí preciso irónico y sutil
como un ferrocarril en el túnel
con la señora de tránsito que no orbita
Es verdad por esta cruz de arriba
es verdad por esta cruz de abajo sin impurezas
como estoy hecho granuloso donde han de plantar
cualquier cosa ante la Señora de los tránsitos
La que bendijo estos aros ante peatones desgreñados
por la carne por el culto a lisiada hembra
Me descascaro infame materia en el sudor de tu espalda
y desvaído hecho un ramo de ruda
para perfumar tu cueva
Allí estuvimos con ese martilleo tuyo y mío
Repasándonos una y otra vez
en ese aire que transfloro en manjar y arrepentimiento
viajante en pedazos en cada ayllu de arena
Nómada razón en humo buscando la paz entre los cuerpos
con mis desterrados animales que persiguen el bien
por el mundo con el gas entre los cascos
soplan el fuelle
la siderurgia de tu cuerpo
tu pecho apradado que se tiende como un salto
Sombrajo viudo ferrugiento que cae como caspa
en el regajo de tus ojos
cuando nos acostamos
llenos de barriles de alcohol
para lavar nuestros sexos los áridos párpados
el pigmento claro y fresco
tu zorra perlada tus ojos en mis ojos
que son devotos de tus ojos
tus ojos en el semáforo Osario Ovario
en la seca retina del fotógrafo
Hibernación de ciudades postal de una vieja cicatriz
en el hombro que remeda esta escena
donde tú y yo
vallejianamente nos apaleamos
por bagatelas y verduras que no son razones
de envenenamientos por hablar mal de lo que ellos creían
Padecemos de paquidermia como la revolución
Esa tersa tierna y quieta involución de la especie
Oh peste doméstica la que nos asedia
ante la mesa individual donde nos sentamos
repasándonos una y otra vez sobre el matadero
Me ofrezco sojuzgado e inepto
a tus razones y crueldades a tu infiel designio
Sibilante sibilino corazón con que me atrapas
en ese cuerpo muy tuyo muy crudo
tan frugal tan charqui.

LA DEMENCIA TIENE TU COLOR

La demencia tiene tu color Bomba
tiene algo de tus labios Negros
tiene cierto olor Blanco
tiene un último sabor Orgía
reprimida nochería ronería
tiene mis días contados
Golondrina pálida anida en los huecos
ladrillos de otoño Otoñal como tú
Mi testa se enciende por tu ventana
que cierras al anochecer
cuando tu cuerpo se tiende
entre mis piernas rubias rubias
mis manos sobre tu undosa cabellera
que a partir de las 7 amo sin-mesura
que a partir de las 8 cabalgo con-ternura
que a partir de las 9 odio con-fisura
fisura en el hueso en el cielorraso blanco
de tus ojos hielo hielo como el miedo
tus manos (mar retirándose a su cementerio)
Espinosas fosas son tus puertas
Los ascensores son las máquinas a los infiernos
cuya marca del 3 es 3 porque 3 no es
mi número favorito es mi sincronía
es la desolación del ángel la imprecisa
soledad de las noches de las novias
asqueadas de blanco de preñez
que ríen con un corazón enano
Ya nadie se suicida con un paracaídas
Yo que en añosa selva de tu cuarto oí
un rugido de moscas y 3 son los caminos
y 3 de todos los meses me encuentro
por 3 caminos hacia tu casa
3 por tu sordera 3 por tu ceguera
Y nunca tuve un cielo como el tuyo entre mis manos
abiertas de rama en rama con oloroso aguaje
y explore lo inexplotable lo inexplicable
Pero tú sentada en mi impecable soledad
y en el momento de un atardecer
que era un cuerpo desplomándose en la mar
no me veías nunca y acariciabas un árbol
una mesa tu piso de parquet
mas yo era yo
tirado como un cadáver sobre el quirófano
mirando no sé qué naufragio qué calles
recuerdos cuadros bellos como
el de una mujer haciendo el amor
a solas.

DE: OSMOSIS – 1996

LAS TRIBULACIONES DE DON DIEGO
(al modo de Eliseo Diego)

En la calzada humosa más bien aceitosa
de Altamira donde la pequeña luz
forma fantasiosos tabiques con el polvo
crecí sin par a ras del suelo tembloroso harinoso
abolido y ficcionado
sin ópalo que me brille
me levanté como casa en luna
y le dije a Diego ¿Es isla o mar?
señalándole la maqueta donde flotaba
una miga de pan recién cortada
No – masculló moviendo el hocico perlado
es Altamira y querubines palpitantes
se zambullían en la luz de los focos
que tornaba el ambiente en neblinas
de cinemas paradisos y Diego que era más
profundo que el silencio cogió el torbellino
endemoniado de ficciones y su ciudad imaginó
su estatua ecuestre entre las pilas
y en un click ahuyentó lo que le abrumaba
Era el abrazado bosque que el mar arroja
Era la soledad de Altamira más real que soplo
del Origen Diego cerró los ojos como un
ingrato cuervo vagabundo en las tinieblas
y su cabeza se perdió por entre
el follaje claro de sus dedos
y dije ¡Degollación! ¡Degollación!
y un eco de una risa me contuvo
Diego graznó desde el túnel de donde estaba
“Calzada reino de Altamira sueño mío de veras
tú me comprendes” entonces todo osciló en segundos
y yo me abstuve de orinar ¿en realidad existía
Altamira o era parte de mis negaciones
o era un mal de ojo producto de mis matemáticas
del escaneo de esta tecnología de punta
lo que me abría como una tromba dañada?
pero Diego siempre atento retorna a la circulación de la
sangre ¡Qué cojudez es esto! gruñe y derrumba todo
como estropajo con éter y dice esto es sólo tumulto
tumulto obra de algún plutoniano ardor
que ha quemado los resinosos cromosomas genes y
neuronas para acabar con el Origen
con la moldura con la bóveda del mundo
Y Dios sabe que tiene tiempo para enseñarme
“el reverso claro de la muerte
los días de la semana con la eternidad
el canto irrestañable de las esferas”
En la calzada de Altamira
mi costumbre me abruma
y contesto a todos Nevermore Nevermore
me he vuelto hosco torvo lúgubre y odioso
y quiero descansar pasear mi vista
por estas calles quebradizas
así las olas sean pardas para siempre
y el mundo rote como río del mismo río
a la vez cegado cegador
borrando mis huellas al pasar
aguardando el día
con un pie machacado y el
otro pie orientado hacia el sur
empujando sus máquinas ventosas
como una inflamada comba
cuando vi que
Diego se hizo rojo y ante su transformación
le leí estos abrevaderos que conseguí
en La Parada
“Oh profeta–dije– o duende más profeta al fin
ya seas Ave o Diablo –ya te envié el recibo de tu casa
ya te veas por los ábregos barrido a esta playa-desolado
Pero intrépido a fundar esta ciudad de Altamira
Tú que has levantado el catastro el perímetro
los mojones fosforosos Tú que amaste a la bella
indígena Eleonora de pechos grandes
Tú que blasfemaste por ella
y escupiste limpio desde los balcones hacia el río
Dime qué maciza impaciencia te consume
qué de tu fealdad hispánica
Dime qué negro Dios te lastima
qué barca te trae así
casi chamuscado
casi digo
ya pé dime
causita
a ti
a ti
apaga la vela so’ borracho

ULLADINA

Un hueco viento entra a despeinarme
caedizo y extraño raspa tu rostro como un susurro
y tiemblan los tirabuzones de tu pelo
y es castaño el precipicio y es madera la esfera
anchurosa la tabla donde apoyas la malva aldea de tu rostro
Crece insospechadamente otro hombre detrás de ti
y ves el reloj y me observas sin ningún idioma
y no sé si mirar el veteado suelo donde tu sobra descansa
o flotar como un pendón anarquista
reteniendo el frío y el tiempo que me envejece
ese tiempo que no tengo
esa voz que se insinúa como un augurio de no volverse más
o si vuelves como una cosa del pasado llano habitado de tenues telarañas
solo allí se aquieta el viscoso ocaso que me irradia
como un ventanal a tu silencio
Estás ligada a otro destino y como bote a remo planeando en el río
se acercan tus largos dedos
al reloj hinchado de la noche
8 p.m. los yerbazales negros mojan el suelo con su suave rocío
un tren detenido sobre viejos rieles
bajo frondosos árboles
Te esperan
con una respiración contenida
Con su recorrido fantasmal su estrepitoso ruido no cesan
y se desvisten de ti los faroles que espurrean su tinta añil
y dejas
botellas y vasos y un hombre solo
dejas el esqueleto
hamleteano punzado en la noche
Dejas lo que no dejas indistintamente sin otro movimiento fijo
que mis ojos enroscándose en tu cintura
y sin sentido abierto a la vera de cualquier sueño
busco un cuerpo más roñoso que el mío
para fingir recordarte o vararte y darme de espalda contra tu olvido
con ese sondaje delgadísimo con que trato de apresarte
pero inútilmente la realidad es un rinoceronte blanco
como blancos son tus pies mojados y estoy reconociéndome
y sólo la ciudad es verdad es incierta la pasión las palabras
el holograma de un hombre sin zapatos pañales tendederos
allí donde me cuelgo ganchudo como una bella soledad
donde no me oyes porque tú no me oyes
tu presencia es la cintura hacia abajo
donde te asetean las dudas como avispas virtuales en la fosforación de octubre
sólo eres deseo de morder lo agrio de tu lápiz que dibuja tus labios
que impune se ladea a otros labios
Absurdo
Una malla ardiente son mis nervios volteados al aire
sobre ese bolsón nocturno donde todo tu cuerpo runrunea como una fábrica de calzones
Mi extravío se hace más íntimo la ruta es otra ruta sin reposo
sin tablones donde equilibrar el invierno como el verano entre tú y yo
con la naciente locura apiñándose en mi cuello
Amor de cuervos ------------- ------- -----------Ángel perro
Sí Vuélvete empiezo de nuevo y la toco
con retazos de hojas ----------Corro en plano mayor astillado por el Amor no lanzada aún
pero aurífera se desata obesa realidad -------------------Perro Ángel erguida de Dios
estoy luchando contra el poder del error --------------y el papel rizado de un poema muerto
como muerto está este país que crece sin ti porque sin ti no hay memoria
no hay donde dormirse sin esfuerzo no hay sitio ni rincón donde retratarte
como un pedazo de mí como una hortensia en el estañado lago
que no es más que tu cielo de una fábula inexpresable
nutrida de mareos y efímeras plagas con que juegas desde allá
como esas brújulas locas y rechinantes
como un limbo viejo en esos valles secos
como esta espera
pero horriblemente hay otro mundo al borde de tus pies
¿Será que brillo y no alcanzo brillo?
¿De qué entonces hablo?
lo incierto es que me esquivas siempre
tus senos encajonados para mí
tu lengua que escarba en el té
Así eres
Mirador declive
Hendida para arropar a otro cuerpo
Pero hay otro animal maltrecho zaherido emocionado
severo con el misterio y a la distancia
severo como un guardahúmo y a la distancia
severo con el alcohol y el hígado a la distancia
severo a veces con los espejos como un hijo a la distancia
severo como una mujer y a la distancia
severo y cansado como un buque a la distancia
Poncho de polvo ansiedad biselada
fruto del pastel
Guayacol bisiesto-------Negro altar veraneado
aquí a dos filamentos
duodisado-------------- Te niego
Dignum est
Quise buscarte y vi en las escenas de amor en los sex shops
tu incorregible voz porteña y cataléptico impostor
me revolví hacia los aires y vi la mitad de tu pecho
las centellas de tus pecas apagarse en la cama Smog
tus ojos marroncísimos tu falda opuesto a tu corazón
pinos planos los bellísimos bermejos de tu cuello atrincherarse bajo mi brazo
Entonces me dije disipa tus círculos marinos tu picahielo
tus bajas hojas tu nutria desesperación los orígenes no deseados
tu poco peso tu pavoroso muslo y de tanto en tanto un idioma
un sepulcro de agua que hay entre tú y yo como entre tu país y el mío
oh si disípalos retíralos que el estadizo amor en los pantanos se hunda en ti
en ondas como te toco por eso porque te toco como un trombón agujereado
tu lento chirrido me cose como un bulto y llego tarde muy tarde como tú
quisieras con una pobreza de espíritu mas bien obstinada pobreza
como una turba revestida de brea y chales de moho
Así llegué para ti como una simple delusión como una araña escarlata
que no resiste el anclaje de un corazón furioso por eso lo desafío
de orilla a orilla de cuerpo a cuerpo
a pedazos la vedijosa noche muere como la flechada luna de Li-Po
en el río amarillo así me doy esperando que el arribaje sea sin dolor
compacto como un tractor endemoniado
Me afiaté volatizado a mi inocencia
y te extrañé sudado amargado semestrado
con esa cruz blanca con su fondo rojo
donde no llegaré sino azotado por la cabeza
me trencé laxo en póbridas piedras
en comunión privada
pero es siempre duro muy duro desearse ser brusco polvo
una tendida y vertical promesa o una bolsa núbil leve y cierta como un paquidermo
cataclísmico Entonces depongo el hilo muerto
la tibia muerta
los ejes desde donde se hemorragian mis pulcras pesadillas
Sin territorios ablando los maderos de mi cama
y estoy rodeado sin hallarte y presto como un hueco rencor
entre la arena
me arracimo
goteando un mugido entre tu espalda
por el escurridero

DE: LAS CENIZAS DE ALTAMIRA – 1999

EL VIAJE

Viajo irreversiblemente viajo
viajo en esa combi negra empapada de luz vertical
viajo súbitamente en esta nave pedestre en el río Anidre
por donde me interno como una sonda abrasadora que no embellece
los cálculos las piedras el emplasto con que se cubre esta enorme ciudad
como un cuerpo abandonado
Viajo en esta negra combi y no hay niños ni perros a quien cargar ni llevar
Viajo contra mi mismo en esta negra combi que me ata y me lleva abolsonado
acucharado en vilo esposado que cruza el Estigia como un reo contumaz
como un pastelero de esquina
Estoy derramado Me baño en las viejas costas del Amaurote soy esclavo
del príncipe Ademus donde me encapuchan intolerablemente por hablar otro
idioma por orar echado por sudar arcaicamente y gritar desde una torre
¿puedo viajar tranquilamente aspirando spray sobre las pardas ondas
transparentes ennublarme y seguir las flechas que manchan el aire los líquidos caminos
al sordo rebramar de sus olas? ¿Puedo viajar desde dentro vermiforme pajita
concentrado y redondo por esta tierra que no es tierra que no es cielo que no sé qué
puede ser salvo unos postes y casas que dejo atrás como la vida que no se adelanta
sino se atrasa sin verlo más sin recordarlo más?
Viajo en esta negra combi al volante mirando por el retrovisor a mis pasajeros
Que solo yo los saludo cada mañana cuando toman y alzan el dedo sin yema y se
suben como pidiendo disculpas tan pesados que hunden las llantas por sus deseos
mas blancos que sus huesos que sus enredados pelos en las carreteras que las
pasan durmiendo embabando el parabrisas el espejo donde no miran sino las estaciones
que se suceden como gañidos en sus oprimidos pechos arrastrando sus quijadas
como garras silvando en el viento pero todo se desvanece en el camino
como el pasado de estos seres de estos burócratas que en sus tiempos libres fueron
rebeldes mas ahora yo los conduzco a su destino como si los tuvieran en esta negra
combi babélico sodomista gomorrista que se detiene contra un árbol como un perro
para orinar en sus raíces en esa pared donde las putas revientan las cucarachas y las
mariposas con sus zapatitos de punta mientras recuerdo a Marcel Duchamp con su
Desnudo bajando una escalera y a esta chica violada y panzona que recojo como
un buen samaritano pero yo no soy un buen samaritano tampoco un gángster
la noche no hace distingos a mi costado está el asesino de uniforme el coimero y
el sátrapa Estas almas que me los llevo que me he puesto yo como una hernia en la
cintura a 150 kilómetros por hora derritiéndome sin paradero fijo nocturnal con sus
rostros arrandados por el viento y sus palpitaciones que remueven los asientos Los
llevo a sus oikos al hoyo donde tal vez jamás los vea eso no importa eso no importa
bajan y bajan y me estoy aliviando como si estuviera defecando y la canción de la Piaf
me anuncia un nuevo día respiro la bruma amarro y flameo lo que queda de mi De este
largo viaje que recién empieza o que termina miserablemente
Me he ablandado cada viaje es una pérdida una nostalgia una dedicación a mis
Semejantes una profilaxia un desgaste amical una borrachera un beso esquivo una
muerte un retrato goyesco de mi abuela una punzante compasión en el estómago
Cada uno de mis miembros están solitarios solitarios como ensayando para cavar una
zanja y rellenarlo con las facciones de una cara que no recuerdo
Cada día es una enfermedad nueva y virulenta Y hay ganas de hachar y martillar
los gladiolos de tu boca y hay ganas de quemar fotografiar mi desgano y hay ganas
de ir al volante y hundirlo todo
Leo Los adoradores del fondo del mar ¿Tendré algún fondo? Mi cabeza no puede
alucinar hierve corruptamente por una mujer Respiro nuevamente después de las 12
Respiro nuevamente sobre un paisaje en cero duchado como una piedra destilada
Me arrimo al asiento toco el acelerador y jalo la palanca El mundo rueda sobre otros
cuerpos como un bufido tenso me adentro en sus forros Ya no se que hacer la cuerda
pandeada se estira como un láser en el ojo Y ninguna ave me recuerda haberla visto
virgen desde una tanqueta que dispara
Viajo irreversiblemente viajo
¿Los muertos viajan
viajan los muertos?

DE: LAS DORADA APOCALISIS

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Foto: Ulla Dalum Berg

DOMINGO DE RAMOS (Ica, 1960). Es uno de los poetas peruanos más destacados en los últimos veinte años. Ha publicado: Arquitectura del espanto (Lima, 1988), Pastor de perros (Lima, 1993), Luna cerrada (Filadelfia, 1995), Ósmosis (Lima, 1996) y Las cenizas de Altamira (Lima, 1999).

No comments:

Los más visitados

Teatro en Miami Studio

Akuara Teatro en Miami presenta El banquete infinito de Alberto Pedro

Diciembre: Virginia los viernes y Traficantes de pasión los sábados. En YouTube: Akuara Channel