12.21.2010

Félix Luis Viera: Nos vemos, Gustavo

Con un poco de retardo el periódico oficialista de Cuba, Granma, ha dado a conocer la muerte del escritor Gustavo Eguren ocurrida el viernes 17 de diciembre. Con un poco de retardo y con muy pocas líneas. Debe ser porque por estos días hay noticias mucho más interesantes. Por demás, la muerte de un escritor no merece tantas líneas como otras, según hemos visto, con pertinacia, en las páginas del Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba.

Eguren era un buen escritor. Y un hombre bueno. Conmigo fue bueno desde que nos conocimos a principios de la década de 1970. Y era un hombre inteligente. “Llévate el golpe”, me dijo por entonces. Era un principio que, según se afirma, valió para la concepción del Judo y otras disciplinas. Surgió, dicen, de aquel que estaba observando cómo las gotas de lluvia no lograban perforar las hojas de una planta porque éstas cedían ante el impacto. “Se llevaban el golpe”. Sin embargo, la roca más compacta, resulta perforada, gota a gota de lluvia, con el paso del tiempo; porque ofrece resistencia. Gracias, maestro.
Me ayudó —con su talento, su bondad, su sabiduría más que todos—cuando, en 1973, “los potros de bárbaros Atilas” casi me aplastan. Él me dio el consejo, él me dio el Norte a seguir. Y me animó. No se apartó del apestado.
Una y otra noche, durante décadas, me ofreció amparo en su casa del Vedado, donde las macetas del balcón eran atendidas con toda puntualidad por la buena de María Elena, y donde Gustavito —a quien vi nacer— dio sus primeros pasos y sus primeras corridas.
Era un hombre de un humor fuera de serie. Y un escritor igual. Y congratulado por Dios con una paciencia infinita. Aun era capaz de, sin ser psiquiatra, calmar al ansioso, reanimar al deprimido. Sólo una vez lo vi perder los estribos: un funcionario había “enredado” ciertos documentos que necesitaba. Aquella tarde, enrojecido por la rabia, con expresiones que yo no le conocía, estalló y rompió varios papeles delante de mí. Sólo unos minutos después bajamos las escaleras del edificio donde vivía. Sonrió y me dijo “nada, bicho” y siguió sonriendo. “¿Qué pasa, bicho?”, era por lo general el saludo cuando nos encontrábamos.
Antes de conocer al hombre conocí al escritor, por La robla. Sin embargo, creo que allí ya estaba el Hombre: el comedimiento, la capacidad de reflexión, la justeza en la Propuesta que siempre, además de lo antes dicho, me hicieron admirar a Gustavo. Y ese ánimo de solidaridad, del cual, hoy, muchos, podrían dar fe.
“A Gustavo Eguren, buen maestro”, reza en la dedicatoria de mi cuento “Noemí”, fechado en 1983 y que forma parte del libro Precio del amor, editado unos años después.
Por hoy eso es todo, Gustavo; seguramente leeremos más cuartillas sobre ti. Y sobre todo seguiremos leyendo las tuyas.
Ahí nos vemos, bicho.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Gustavo Eguren (1925-2010). Escritor e investigador literario. Nació en Isla de Pinos. Hijo de emigrantes, vivió desde los tres hasta los nueve años en España y regresó a Cuba en medio de la gran crisis económica. Doctor en Derecho en la Universidad de La Habana en 1950. Desempeñó diversos trabajos, entre ellos, jefe del Negociado de Pactos y Convenios del Ministerio del Trabajo. Ocupó cargos diplomáticos entre 1960 y 1965, en países como India, República Federal Alemana, Finlandia y Bélgica. Publicada por Ediciones UNIÓN en el 2002, De sombras y apariencias, su última novela muestra las recreaciones y variaciones en torno a enigmas, ocultos entre sus obras, referidos a la vida privada y aún al inconsciente de figuras enormes en la cultura mundial, como son Goethe, Rosseau, Nietzsche y Frederic Amiel, escribe Emilio Colmas Paret en CUBARTE. Eguren tiene publicados catorce títulos, entre ellos se encuentran Los lagartos no comen queso, La fidelísima Habana y Aventuras de Gaspar Pérez de Muela Quieta, este último recibió el Premio de la Crítica.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

3 comments:

Teresa Dovalpage said...

Qué sentido recordatorio...me hubiera gustado conocer a alguien así,
abrazos taoseños,

Anonymous said...

Conocí poco a Eguren, pero puedo dar fe que así era, así fue conmigo en esas ocasiones en las que conversamos. Era un hombre muy modesto, y de verdad, solidario.

Abel

Rita Martin said...

Lo recuerdo igual, Abel, sabía cómo campear el temporal y hablar de los escritores aun en el exilio.

Los más visitados

Teatro en Miami Studio

Akuara Teatro en Miami presenta El banquete infinito de Alberto Pedro

Diciembre: Virginia los viernes y Traficantes de pasión los sábados. En YouTube: Akuara Channel